Lo dejan por Jugar PokemonGo


    María de 28 años y Esteban de 34 años; tenían 3 años de relación, pero él, no se pudo resistir al fabuloso boom del pokemon Go, invirtiendo muchas horas al día para su diversión, sin embargo, este simple hecho, fue la gota que rebosó del vaso para que María, pusiera fin a su relación; ¿es María egoísta por no querer verlo jugar? o ¿ella tenía mas motivos?.

      La realidad, es que en una entrevista con María, ella resalta, que llegó un momento en que el juego PokemonGo, era mas importante que ella, señala. Y no es un criterio basado en celos, dado que ella, es gamer, fanática de los juegos de aventura, como el Rayman Legends. Sino, que sabía que pertenecer a una relación, requiere el mismo cuidado y atención por parte de ambos; él presta mas atención a cómo jugar que a su novia. Esteban, muy enamorado de ella, siempre le decía que no iban al cine por falta de dinero, pero, compró una pokebola en amazon, para poder estar siempre conectado en su búsqueda de pokemones. ¿Por qué para los juegos si hay dinero, y para la relación no?. Ella, llevaba esperando mudarse con él, largo tiempo, en la medida en que sentía que la relación iba prosperando, aunque, desde el punto de vista de Esteban, los juegos, y especialmente, el PokemonGo, era su hobbie, algo de lo cual no podía separarse. Es lo que él siempre soñó de niño.

    Y me pregunto, ¿para que tienen novia si los juegos son más importantes en su vida? Esteban compró el lugar para tener el primer Pokedrón que saldrá a finales de año, y así ser uno de los primeros en disfrutarlo; también el Pokemon Go Plus (para quiénes no saben, es un dispositivo que te anuncia cuando estás cerca de una Pokeparada) y no podía faltar, el atuendo de Pokemon. María, sencillamente, terminó la relación, dado que, sentía que remaba sola un barco de dos. Es una carga muy pesada, alegaba. Es complicada la situación de ambos; pero segura, de que la desición de María, le da a Esteban la libertad de jugar sin sentirse juzgado por ella, al mismo tiempo, que ella, puede avanzar y enfocarse en darse el lugar que se merece.

    Esto es una muestra de cómo la tecnología no es la culpable, sino el uso que se le da. Cuando las personas pierden el equilibrio entre el tiempo que le dedican al smartphone, la tablet, el tv, el xbox, playstation, etc; y el tiempo en que deben darse para las relaciones personales (familia, pareja, compañeros de trabajo). Hay que encontrar un balance, donde vivir el momento sea mas importante que una foto para instagram, ó una conversación frente a frente sea prioridad ante un mensaje de whatsapp; incluso, el tomarse las responsabilidades con seriedad. Lo menciono, puesto que las redes sociales se prestan para bromear por cada acto de los seres humanos, olvidando, que la vida está llena de obstáculos, todos somos frágiles a fallar, a caer y no por ello, estamos en la posición de burlarnos o ser eco de mensajes improductivos.


Anuncio

Comentarios